Guía de mantenimiento de su piscina

Disponemos de todo tipo de materiales y accesorios para piscinas, que van desde escaleras de acceso, bombas y filtros hasta materiales de ornamentación, tratamientos químicos y de limpieza, entre muchos otros.

En Hidro Balear trabajamos para proporcionarle un servicio de calidad y facilitarle la información necesaria a fin de resolver cualquier duda que pueda surgirle relacionada con los cuidados de su piscina.

 

Capacidad de su piscina

 
Antes de empezar cualquier tratamiento de su piscina, debe conocer cuál es su capacidad. De esta forma, podrá calcular exactamente la dosis de productos químicos que deberá adicionar al agua.

 

Desinfección y filtrado del agua

 
El agua, aunque esté clara y transparente, tiene presentes microorganismos que hay que eliminar mediante una correcta desinfección. Una parte del cloro que añadiremos se consume al destruir los contaminantes. El resto permanece como cloro residual, preparado para actuar contra todos aquellos nuevos contaminantes que se introducen a través del viento, los bañistas, etc…

A este residual desinfectante se le llama Cloro Residual Libre.

Para asegurar una buena desinfección del agua de la piscina debe mantenerse un nivel de Cloro Residual Libre entre 0’5 y 2 ppm.

El consumo de cloro varía con la temperatura, la incidencia solar, el número de bañistas y la polución. Por esta razón, es preciso analizar el nivel de cloro diariamente con la ayuda de un estuche analizador de cloro y pH.

El aire, los bañistas y el entorno introducen suciedad al agua, lo que causa turbidez y se convierte en el alimento de bacterias y algas. Por ello es necesario eliminarla con la ayuda del equipo de filtración.

El filtro retiene las partículas de suciedad, manteniendo el agua transparente y cristalina.

Es importante que el filtro trabaje en buenas condiciones y que todo el volumen de agua sea filtrado como mínimo una vez al día.

 

Puesta en marcha de la piscina

 
Al inicio de temporada debe realizarse la puesta en marcha de la piscina. Es importante seguir el procedimiento adecuado para evitar problemas durante la temporada de baños.

Pasos a seguir:

  • Compruebe que el equipo de su piscina (bomba, filtro, etc…) funcione correctamente.
  • Si fuese necesario, vacíe la piscina y limpie el vaso con un desincrustante de superficies extra. La limpieza del vaso debe realizarse en horas de poco sol, manteniendo húmedas las paredes y el fondo. Aplique el producto desincrustante de superficies extra. A continuación, deje actuar el producto durante media hora y enjuague luego con agua.
  • Una vez limpio el vaso, llene la piscina.
  • Realice una cloración de choque con Dicloro granulado (15g. por cada m3 de agua) o con Tabletas de cloro rápido (1 ó 2 tabletas por cada m3 de agua). Si su piscina tarda más de un día en llenarse, es recomendable dosificar el producto Dicloro granulado o las Tabletas de cloro rápido durante la operación.
  • Analice el PH del agua y si es necesario, ajústelo entre 7.2 y 7.4.
  • Empiece el programa de mantenimiento.

pH del agua

 
El pH indica la acidez o la basicidad del agua. En una piscina debe mantenerse ajustado entre los valores 7.2 y 7.4. Este intervalo de pH, además de conservar la instalación en óptimas condiciones, es el ideal para la piel y los ojos del bañista.

Para mantenerlo entre estos dos valores analice diariamente el pH con un estuche analizador de cloro y pH. Si el pH es superior a 7.4 añada al agua MINORADOR DE pH. Si el pH es inferior a 7.2 añada al agua INCREMENTADOR DE pH.

 

Prevención contra las algas

 
Las algas son organismos vegetales unicelulares que pueden desarrollarse y multiplicarse rápidamente en el agua, sobre todo cuando su temperatura es templada. Las esporas de algas se introducen en el agua de la piscina a través del viento, la lluvia, etc…

Para prevenir su desarrollo, además de desinfectante, debe usarse un producto antialgas.

 

Mantenimiento

 

Diariamente:

  • Analice el pH del agua y ajústelo entre 7.2 y 7.4 si es necesario.
  • Analice el nivel del Cloro Residual Libre, manteniéndolo entre 0.5 y 2 ppm. Si utiliza un dosificador, regúlelo de manera que se mantenga este residual de cloro.
  • Limpie el agua de hojas e insectos.
Semanalmente:

  • Limpie los Skimmers y cepille las paredes del vaso. A continuación, pase el limpiafondos.
  • Haga un contralavado del filtro y limpie el prefiltro de la bomba.
  • Reponga los Compactos de Tricloro de los skimmers o del dosificador (ver tratamiento del agua).
  • Añada la dosis de mantenimiento de su producto antialgas.
Atender a:
  • Mantener el nivel de agua correcto.
  • Cuando haga aportaciones de agua nueva a la piscina, analice el nivel de cloro y el pH, si es necesario, ajústelos.
  • Ante cualquier amenaza de lluvia, aumente el nivel de cloro y de antialgas.
  • Revise y mantenga en su correcto funcionamiento el dosificador de cloro.

Invernación de la piscina

 
Finalizada la temporada de baños, continuar el programa de mantenimiento hasta que la temperatura del agua sea inferior a 15ºC. Llegado a este momento, realice la invernación de la piscina.

 

Pasos a seguir:

  • Limpie bien la piscina, frotando las paredes y pasando el limpiafondos.
  • Haga una cloración de choque con Dicloro granbulado (15g. por cada m3 de agua).
  • Analice el pH del agua y haga los ajustes necesarios para tener un pH entre 7.2 y 7.4.
  • Deje en funcionamiento el filtro.
  • Al día siguiente, añada Invernador (5 litros por cada 100 m3 de agua).
  • Deje en funcionamiento el filtro durante 8 horas para lograr una perfecta distribución del producto en el agua.
  • Al día siguiente, realice un completo lavado de filtro.
  • En el caso de climas fríos, baje el nivel del agua por debajo de los skimmers, vacíe las conducciones y filtro, y coloque algún objeto flotante en la superficie de la piscina como amortiguador contra la presión del hielo. En climas templados, haga funcionar periódicamente el filtro siempre que sea posible.
  • Cubrir la piscina con una manta.
  • Es importante repetir la adición de Invernador a mitad de temporada invernal.

Tratamiento del agua

 
Realice una cloración de choque con 15 gr. de Dicloro Granulado o con 1 ó 2 tabletas de Cloro Rápido, dosificando el producto a través de los skimmers. Tiene que complementar esta cloración con la adición de un producto antialgas tal como el Antialgas concentrado o el Antialgas extra, a razón de 1 litro por cada 100 m3 de agua.

 

Tratamiento de mantenimiento:

 
La adición de cloro al agua de la piscina se realiza con el producto Compacto de Tricloro (1 compacto por cada 20 m3 de agua, semanalmente). Los compactos se colocan periódicamente en los skimmers o en un dosificador.

Aproximadamente una vez por semana, debe comprobarse el nivel de compactos y reponerlos si es preciso. Este tratamiento proporciona una gran independencia y le asegura un residual de cloro las 24 horas del día.

La acción desinfectante del cloro debe complementarse, una vez por semana, con la adición de un producto antialgas, tal como Antialgas concentrado o Antialgas extra, dosificando el producto directamente al agua, a razón de ¼ de litro por cada 100 m3 de agua.

 
Precauciones en el uso de productos químicos:

 

Al usar los productos químicos,

 

  • LEA CON ATENCIÓN LA ETIQUETA y siga las instrucciones.
  • No mezclar los productos entre sí. Añadir al agua de la piscina primero uno y a continuación otro para evitar posibles reacciones entre ellos.
  • Cuando diluya un producto, NUNCA añada agua sobre el producto.
  • Mantener los envases cerrados, en un lugar seco, protegidos del calor y fuera del alcance de los niños.
  • En caso de contacto con los ojos, lávelos inmediatamente con abundante agua y acuda al médico.
  • Evite el contacto de los productos de piscina con otro tipo de productos químicos.

Problemas frecuentes del cuidado de la piscina:

 
El agua de nuestra piscina azul y cristalina se puede convertir en un verde poco saludable en muy pocas horas. Aunque la piscina tenga un correcto mantenimiento, pueden aparecer coloraciones en el agua o incrustaciones en las paredes que hay que eliminar.

En la tabla siguiente se indican algunos consejos para solucionar los problemas más comunes que pueden aparecer en las piscina:

 

Problemas y soluciones:

Problema:

Agua turbia

Causa:

– Filtración pobre
– pH alto
– Exceso de residuos orgánicos

Solución:

– Realice un contralavado del filtro.
– Añada 1 litro de Floculante Líquido por cada 100 m3 de agua.
– Analice el pH y ajústelo entre 7.2 y 7.4.
– Añada 15 gr. de Dicloro granulado por cada m3 de agua.

Problema:

Agua verde

Causa:

Formación de algas

Solución:

– Realice una cloración de choque con 15 gr. de Dicloro granulado por cada m3 de agua.
– Añada 3 litros de Antialgas Plus por cada 100 m3 de agua.
– Ajuste el pH.

Problema:

Agua marrón

Causa:

Presencia de hierro o magnesio que se colorea al añadir desinfectante. Suele ocurrir cuando se utilizan aguas de pozo.

Solución:

– Ajuste el pH entre 7.2 y 7.4
– Añada 200 gr de Dicloro granulado por cada m3 de agua
– Seguidamente, añada 1 litro de Floculante líquido por cada 100 m3 de agua.

Problema:

Manchas en las paredes

Causa:

Presencia de iones metálicos

Solución:

– Vacíe la piscina y limpie las manchas con Desincrustante de superficies extra.

Problema:

Incrustaciones

Causa:

Precipitación de las sales cálcicas del agua

Solución:

– Ajuste el pH entre 7.2 y 7.4
– Añada una vez por semana Anti-calcáreo Súper (1 de 2 litros).

Problema:

Irritación de los ojos y piel, malos olores

Causa:

– pH desajustado
– Exceso de residuos orgánicos

Solución:

– Analice el pH y ajústelo entre 7.2 y 7.4
– Realice una cloración con 15 gr. de 200gr. de Dicloro granulado por cada m3 de agua.

Problema:

Paredes y suelos resbaladizos o verdes

Causa:

Algas adheridas

Solución:

– Regular el valor de pH entre 7.2 y 7.6.
– Dosificar Tricloro Granulado directamente sobre las manchas (excepto en piscinas de liner). Al cabo de 15 minutos, cepillar y recoger los depósitos.

Problema:

Mancha oscura en la línea de flotación

Causa:

Debido a la acumulación de grasas y aceites en esa zona.

Solución:

– Utilizar el desengrasante de bordes no espumante mediante un trapo o esponja.
– Hacer descender el nivel del agua un poco para que el producto tenga más eficacia.
– En caso de incrustaciones calcáreas utilizar desincrustante.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí,

ACEPTAR